Translate

sábado, 5 de agosto de 2017

De turismo por Urdaibai

   ¿Tienes un semana de vacaciones? ¿No sabes qué destino escoger? Hoy en el blog te voy a ayudar a elegirlo.

   Vamos a darnos una vuelta por la Reserva de la biosfera de Urdaibai, ¿qué te parece?

   Siete días dan para mucho o poco depende de cómo se mire. Lo mejor que puedes hacer es ir a tu ritmo habitual, disfrutar del entorno, la gastronomía y de cada lugar que vayas a visitar. Hay que tener en cuenta con quién se va para elegir los lugares que puedan ser más interesantes para todos los que realicen el viaje.

   En este post pretendo dar sugerencias sin explicaciones muy extensas de los lugares.

   Cuando estuve por esa zona me aloje en casa URDAIBAI - BERMEO, muy cerca de Bermeo, en una zona tranquila y con el aliciente de una anfitriona muy particular, la burra Paca.

Reserva de la biosfera de Urdaibai

   Mi propuesta pasa por los siguientes lugares:

   De San Juan de Gaztelugatxe a Bermeo:

   Uno de los lugares más conocidos y que es casi un lugar de peregrinación por la cantidad de gente que va a hasta allí es San Juan de Gaztelugatxe. La ermita se encuentra en una pequeña isla por la que accederás por un puente que se convertirá en un estrecho camino con 241 peldaños. No te asustes, merece la pena llegar hasta arriba.

Reserva de la biosfera de Urdaibai
 
   Después puedes ir hasta el cabo Machichaco (Matxitxaco en euskera), no te olvides de los prismáticos, desde allí a simple vista se ven distintos tipos de cetáceos, como delfines, calderones... El faro está situado a 122 metros sobre el nivel del mar. Hay carteles explicativos sobre los animales que hay en la zona. También puedes contratar una excursión en barco para poder verlos mejor. Yo no lo hice porque me pareció muy caro.

Reserva de la biosfera de Urdaibai
Observatorio nuevo del Cabo Machichaco.
   Puedes terminar el día paseando por las calles de Bermeo, ver sus iglesias, su puerto, su fuente más emblemática, el casino...

Reserva de la biosfera de Urdaibai
Puerto Viejo.
   De Mundaka a Gernika-Lumo:

   Mundaka es un pueblo costero precioso, conocido internacionalmente por los surfistas. Hay mercadillo los martes, aconsejo comprar quesos, embutidos y pan. Las vistas a la isla de Izaro, el monte Ogoño y al estuario son inmejorables.

Reserva de la biosfera de Urdaibai

   Muy cerca de allí se encuentra de camino a Gernika, la Torre Madariaga. Es el Centro de Biodiversidad de Euskadi, al menos cuando estuve era gratuito a pesar de que había una placa con precios. Hacen muchas actividades para colegios, tienen exposiciones temporales y también cuentan con una exposición fija. Si te gusta la naturaleza, la fauna y la flora, entonces entra y disfruta de este lugar. También hay carteles con distintas rutas de senderismo que se pueden hacer por la zona.

Reserva de la biosfera de Urdaibai

   Gernika-Lumo es especial, no porque sus edificios sean muy antiguos, pero sí porque es una ciudad que tuvo que renacer de los escombros del bombardeo que sufrió el 26 de abril de 1937 en plena Guerra Civil. A mí me dio tiempo a ver la Casa de Juntas, el árbol de Gernika y el parque de los Pueblos de Europa, dónde se encuentran varias esculturas de Eduardo Chillida y Henry Moore. Me quede con las ganas de poder visitar el Museo de Euskal Herria y el Museo de la Paz entre otros lugares. Creo que es una población que merece una visita más larga para poder ver todo bien.

   Hay que decir que el árbol de Gernika es un roble, en 2004 se tuvo que plantar un nuevo árbol porque el antiguo se murió por un hongo.

Reserva de la biosfera de Urdaibai
El árbol de Gernika se encuentra en la Casa de Juntas.

   Del bosque de Oma a Basondo:

   Si te gusta hacer senderismo, el Land Art, te llaman la atención las cuevas rupestres y te encanta ver animales, entonces dedica un día para la siguiente ruta. La mañana aprovecha para hacer la ruta circular del bosque de Oma, no te puedes ir de Urdaibai sin ver una galería de arte en pleno bosque. Al lado de la cueva de Santimamiñe está la oficina de turismo que te entregará un plano con las figuras que vas a ver y el recorrido. No te olvides de cogerlo porque si no lo tienes no podrás disfrutar igual de este lugar tan peculiar. La ruta es de 7,4 km. Por favor, cuando hagas cualquier ruta de senderismo lleva bebida, comida y calzado cómodo.

Reserva de la biosfera de Urdaibai

   Hay un merendero y un restaurante en la zona de la oficina de turismo para que puedas comer antes de continuar con la visita. Puedes dedicar la tarde a ver la cueva de Santimamiñe que fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 2008, cuenta con pinturas rupestres, aunque la visita es virtual y por ese motivo no entré a verla. Directamente me decanté por Basondo, que está al lado, a unos metros del merendero.

   Basondo es un refugio de Fauna Silvestre y cuenta con más de sesenta especies de animales. Particularmente me enamoré de la pareja de bisontes.

Reserva de la biosfera de Urdaibai

   De Urdaibai Bird Center hasta Lekeitio:

   Si has visto alguno de mis post ya sabes que soy animalera y en casa tenemos todos la misma afición, por lo tanto hubo visita mañanera a Urdaibai Bird Center, que se encuentra ubicado en la población de Gautegiz Arteaga.

   Para observar pájaros es mejor por la mañana temprano o al atardecer. Este lugar me encantó. No cuesta en exceso y vas a aprender sobre el entorno, la fauna, vas a poder ver pájaros de otras zonas del mundo en tiempo real...

Reserva de la biosfera de Urdaibai
Vistas del exterior desde Urdaibai Bird Center.
   Si quieres te pueden informar sobre la Ruta Birdflyway como otra manera de viajar, siguiendo a las aves en sus migraciones.

Reserva de la biosfera de Urdaibai
Lugar de observación desde el interior de Urdaibai Bird Center.
   En esta misma localidad esta el castillo de la Emperatriz Eugenia de Montijo, actualmente es un hotel, sin embargo aunque no te alojes siempre podrás tomarte algo en la cafetería o dar una vuelta por el recinto exterior, que es lo que hice yo.

Reserva de la biosfera de Urdaibai
Castillo de Arteaga.

   Desde allí fui hasta Lekeitio, es una población más grande, tiene zona habilitada para aparcar todo tipo de vehículos para no saturar las calles de la población. Me parece un acierto, aunque haya que andar un poco.

   Lekeitio me gustó por sus calles, su Basílica de la Asunción de Nuestra Señora, por la playa y porque me fascinó la isla de San Nicolás (Garraitz). Con marea baja es posible cruza a pie por el malecón, aunque hay que tener cuidado de no resbalar.

Reserva de la biosfera de Urdaibai

     De Elantxobe a Ea:

   Comenzamos la ruta desde Elantxobe y el monte Ogoño. Esta población no es conocida precisamente por tener mucha zona de aparcamiento y lo que hice fue dejar el coche en las inmediaciones del cementerio. La ruta al monte Ogoño no es complicada, está bien señalizada y se puede hacer con niños perfectamente, al menos la más corta, eso sí, ten en cuenta que hay mosquitos y tábanos, también tienes que tener cuidado con el acantilado una vez llegas al final de la ruta.

   Hay unas vistas espectaculares de la playa de Laga, la isla de Izaro, Mundaka, Bermeo y del cabo Machichaco.

Reserva de la biosfera de Urdaibai

    A la vuelta tienes varias opciones, comer de picnic debajo de algún árbol, animarte y bajar hasta la zona del puerto de Elantxobe para tomar unos pintxos o montarte en tu vehículo e ir hasta la zona de aparcamiento y armarte de paciencia hasta que consigas un hueco (supongo que fuera de temporada estival será más fácil aparcar). ¿Qué crees que hice? Pues andar un poco más, qué más da, pensé que estaba chupado, la bajada sí, pero la subida vaya tela, aún así mereció la pena.

   Tras dar una vuelta por el puerto y ver varios restaurantes, decidí ir a Mentrame Taberna, la atención fue buena, los pintxos estaban ricos y es donde menos me costaron, el precio del pintxo fue de 1,20 € (precio del 2016).

Reserva de la biosfera de Urdaibai
Panorámica de Elantxobe.
   Tras comer algo allí y tener que regresar al coche, el siguiente lugar que visité fue Ea, un pueblo con cierto encanto, pequeño y que tiene playa. Al llegar a la zona de la playa verás que hay una indicación para ir hasta la ermita Talako Ama y para allá que fui, entre ida y vuelta fueron 800 metros.

    En esta población también es difícil aparcar, de hecho el coche tuve que dejarlo a las afueras del pueblo.

Reserva de la biosfera de Urdaibai
Vistas de camino a la ermita.
   Y entre playa y playa no pude resistirme a la playa de Laga que es una de las más conocidas de la zona. Cuando llegué, ya estaba atardeciendo y corría un poco de brisa, por lo que me dio pereza bañarme, aunque aproveche para dar un buen paseo por sus más de quinientos metros de playa con esa arena dorada tan bonita.

   Otra vez santa paciencia para poder aparcar porque es una tarea un tanto ardua. El coche lo tuve que dejar como a un kilómetro de la playa. Ya te digo que no te va a decepcionar la playa.

Reserva de la biosfera de Urdaibai
 
   Hay que tener en cuenta el tiempo, cuando voy de vacaciones al norte siempre miro la tarde de antes las previsiones metereológicas para decidir qué hacer al día siguiente e intentar ir donde no va a llover. Tuve mucha suerte y solo una mañana amaneció lloviendo y con niebla.

   Es curioso, pero por las mañanas el cielo estaba lleno de nubes y con algo de bruma, para dar paso a unas tardes despejadas y soleadas.

   Si quieres saber más de los lugares que te propongo pincha en los siguientes enlaces:


   Las carreteras en general están bien, aunque sean de doble sentido. Además todo está relativamente cerca.

   Espero que te haya gustado y te ayude si estás pensando en ir a conocer Urdaibai.

   De los lugares propuestos, ¿cuál es el que te parece más curioso?

No hay comentarios :

Publicar un comentario